miércoles, 29 de febrero de 2012

Entrevista a Richelle Mead

 Realizada por Javier Ruescas y Carlota Echevarría , extraída de ''el tiempo de las mil puertas''.

                                                                                                                            Richelle Mead


 


Tu éxito es incuestionable. ¿Cuál es el aspecto más positivo y el más negativo de dicho éxito?
La mejor parte es saber que algo que he creado tiene un efecto tan profundo en tantas personas. Todos los días, recibo toneladas de men­sajes de personas a quie­nes les han gustado los libros y les han marcado los personajes. Es halaga­dor y abrumador. La peor parte es simplemente la presión a la que me veo sometida para mantener el mismo nivel. ¡Cuando a mucha gente le gusta lo que escribes, no quieres decepcionarlos!
Internet en general y las redes sociales en particular han estrechado la rela­ción entre el lector y el escritor. ¿Qué opinas de esta nueva situación?
Creo que es mara­villosa. Las redes socia­les permiten a los lecto­res ver a la persona que hay detrás del libro. Del mismo modo, los autores pueden ver al instante la acogida que tienen sus li­bros. Todavía es imposible contactar con cada lector de forma individual, pero internet ha estrechado la relación entre el autor y el lector, cambiando lo que tradicionalmente ha sido un trabajo muy solitario. En espe­cial me gusta poder proporcionar infor­mación y noticias a mis lectores durante las largas esperas entre libros.
Juvenil o adulto, acción o romance... ¿qué opinas de que se pongan etique­tas a los libros?
En un primer momento, las etiquetas son necesa­rias para que los editores y libreros se organicen. Incluso pueden ser útiles a los lectores que buscan libros nuevos porque les ofrecen un sitio por dón­de empezar. Pero tenemos que tener cuidado de que las etiquetas no acaben restringiendo a los auto­res o a los lectores. Al fin y al cabo, lo más impor­tante es la calidad de la historia, no la categoría en la que está.
¿Qué fue lo que te atra­jo del mito original de los moroi y los strigoi? 
Me gustó porque era di­ferente y no era algo que la mayoría de los occidenta­les conocieran. Es un reto apasionante para un escri­tor tomar algo "nuevo" y desarrollarlo. Además, la idea de que existan dos culturas vampíricas permi­te mucha variedad y crea­tividad, lo cual también es importante para un escri­tor.
¿Donde piensas que re­side el atractivo de tus personajes?
Aunque no son huma­nos, creo que muchos de mis personajes llegan a ser muy reales y muy cercanos. Ahí es donde se encuentra su atractivo. Los personajes no son perfectos, pero nos parecen reales. Los lectores se pre­ocupan muchísimo por los personajes y están dispuestos a acompañarlos en los buenos y en los malos momentos.


¿Por qué prefieres continuar en el uni­verso de Vampire Academy con un spin-off en vez de empezar una serie completamente nueva?
Crear un mundo fantástico supo­ne mucho trabajo. Cuando has invertido tanto tiempo en algo así, es difícil aban­donarlo por completo. Pero tenía claro que ya había terminado con la historia de Rose y no quería volver a ella todavía, así que un spin-off se convirtió en la opción perfecta. Contar una nueva historia supo­ne un desafío para mí, pero me permite usar ese mundo que tanto nos gus­ta a mí y a mis lectores.
¿Cómo influye una nove­la en las otras que estás escribiendo o en tus no­velas posteriores?
Cada novela tiene su propia historia, inde­pendiente de las otras, y nunca he tenido proble­mas en ese sentido. Unas novelas no influyen directamente en otros proyectos o libros, pero inconscien­temente, suelo verme arrastrada a cosas nuevas. Por tanto, si decidiese escribir una nueva serie, no pensaría de manera directa "ya lo he hecho sobre vampiros adolescentes, así que ya no voy a escri­bir sobre eso”, pero, mi mente, simple­mente, buscaría nuevos mundos que se dirigieran a algo diferente. La variedad de este trabajo es uno de sus rasgos más maravillosos.
A tus lectores españoles les gustaría conocerte en persona. Mientras tanto, ¿qué puedes decirnos acerca de Riche­lle Mead?
¡Hay mucho que decir para tan poco espacio! La mejor manera de conocerme es visitando mi web, blog, Facebook y Twitter. Ahí se puede encontrar tanto la información básica como mi forma de ser en el día a día.
¿Qué te hizo darte cuenta de que que­rías ser escritora?
Quise ser escritora desde que era una niña. Leía mucho cuando era joven y creo que cuando las personas están expuestas a una gran cantidad de libros e historias, finalmente comienzan a desarrollar sus propias ideas. Es lo que me pasó a mí. Una vez que surgieron, tuve que escribirlas y com­partirlas.
El contacto con los lec­tores siempre deja mu­chas anécdotas. ¿Qué es lo más raro, más di­vertido o más conmo­vedor que has vivido en una firma o presentación?
Probablemente uno de los momen­tos más asombrosos que he vivido fue conocer a una familia que le puso mi nombre a su hija. Eran realmente en­cantadores, gente maravillosa, ¡y espero que a la niña le gusta el nombre cuando sea mayor!